Emilio Botín, un humano más

La muerte de Emilio Botín me pilló por sorpresa esta mañana, como a mucha gente. La verdad es que es una figura que siempre me ha llamado la atención. Uno de los hombres más poderosos de España: podría estar ablando con Rajoy, Amancio Ortega o al Rey en 10 segundos. . 

Nueva-hipoteca-Santander

Incluso este verano, hablando con un amigo que trabaja en el Santander, me comentó que le llamaban ‘el presidente’ dentro de la empresa. Que era una figura por encima del bien y del mal. Pues resulta que ya se ha muerto.

Pues sí, a todos nos llegará la hora algún día. ¿Conclusión? Hay que vivir la vida de la forma más alegre posible… No quejarse, ser buena persona… Todo el mundo quiere ganar dinero y muchos están equivocados. Se comparan, se quejan de situación vital. Y lo peor de todo: anteponen lo material a la riqueza espiritual… 

Obviamente hay que ganar dinero pero es mejor ganar un poquito menos y tener SALUD mental y física. Vivir al día, con rumbo fijo. Sin perder el norte. Ambición sí, pero sin perder el Norte. Es mi opinión nacida de la muerte de el banquero más importante de España. 

@alopezvicente

 

Anuncios

Carta de un español desde Miami

‘El tiempo es lo único que tenéis y  tal vez un día descubráis que os queda menos del que pensabais’ Es una frase  de Randy Paush que escribió un gran libro llamado ‘La última lección’, cien por cien recomendable.

Captura de pantalla 2014-05-13 a la(s) 12.18.18

Llevo dos meses en Miami. Vine aquí para estudiar un curso de Social Media. He salido de un gran país, España porque no me ofrecía exactamente lo que estaba buscando. Tenía trabajo como freelance . Vivía con mis padres y aquí estoy: intentando crecer profesionalmente. 

Quizás tomé la decisión equivocada, o quizás no, pero ya no importa. Está hecho, somos lo que decidimos. Miami es una gran ciudad. Una de las mejores cosas es el clima: ayuda a pasar los días.  No obstante, sigo echando de menos España: sus gentes, su cultura. Es mi casa ¿Cómo no voy a querer volver? Allí me crié y entiendo que pertenezco a esa parte del mundo.

Me hacen gracia personas como la periodista Isabel San Sebastián, que tiene la desfachatez de decirle en directo a un estudiante de 30 años que ‘se busque un trabajo o sino que se vaya fuera’. Sé que el hombre es un ser egoísta pero está mal decirle eso a una persona en un programa de televisión. Y más aún desde una  posición ‘privilegiada’. No niego que haya luchado para llegar a donde está pero no le vendría más una buena dosis de humildad a la señora San Sebastián. 

Intento mejorar día a día. Estudié cinco años de Periodismo en Madrid mientras trabajaba en diferentes lugares para sacar dinero: repartidor en el Telepizza, socorrista, camarero, dependiente en Zara Home con una jefa nefasta cuya actitud hacia sus subordinados era deplorable… Tras hacer unas prácticas en una productora donde me pagaban 300 euros al mes por trabajar 6 horas diarias como becario, me fui a Dublín para ser dependiente en una tienda de relojes en el Aeropuerto. Tenía que levantarme a las 3 de la mañana. Era  duro pero me pagaban 1400 euros mensuales. Lo mejor de todo: me trataban dignamente.

Lo que pasa en España es una falta de consideración hacia el prójimo acompañado de una decepción contagiosa. Cada uno de los trabajadores cumple su función y hay que respetarlos como tal. Desde el limpiador hasta el ejecutivo que toma decisiones de gran trascendencia.  Está claro que hay trabajos con mayor responsabilidad que han de que ser mejor remunerados pero el respeto al prójimo es algo que no se puede perder. 

Estoy en Miami y echo de menos Madrid. Me gusta tener a mis padres, a mis hermanos y  tener cerca al resto de mi gente. La mayoría de mis amigos, al igual que yo, se han tenido que ir fuera a buscarse el trabajo: uno en Irlanda, otro en China, otro en Kenia, otro en Alemania. En a vida las cosas cambian y hay que adaptarse. Les he preguntado y si les ofreciesen un trabajo en España igual al  que tienen ahora mismo en sus respectivos destinos, harían las maletas sin dudarlo. 

Pol lo tanto el problema viene de raíz. Hay una falta de consideración hacia los que empezamos a trabajar, hacia el músculo económico. Queremos tener un trabajo digno: poder ganar dinero trabajando justamente. Poder tener una casa, formar una familia e irnos de vacaciones para disfrutar de la vida. 


Estoy en Miami porque quiero mejorar mis cualidades. Para que no me tomen el pelo en las entrevistas de trabajo cuando regrese a España.  Para poder decir: yo valgo tanto porque he invertido en mi formación. 

@alopezvicente

Esperanza

Por fin un poco de esperanza. Después de un par de meses donde la había perdido, parece que la he recuperado y es una noticia magnífica.

Los seres humanos a veces nos caemos. No sé por qué, pero en determinadas etapas de nuestra vida, sentimos que hay un cambio en nuestro interior. En mi caso, estos cambios implican una serie de miedos fruto de la ardua tarea de la adaptación. Créame que lo paso realmente mal. Es como si todo lo que uno ha aprendido a lo largo de los años  no sirviese para nada. Las reglas de juego ya nos son las mismas y hay que hacer frente a la vida con armas nuevas.

Imagen

Todo está en la mente

Cada vez estoy más convencido de que la fortaleza de un ser humano para hacer cosas no está tanto en sus cualidades físicas como en las mentas. Obviamente, las cualidades físicas importan, pero la fuerza de la mente nos permite llegar muy lejos.  Una persona puede estar en el Caribe con la chica o el chico más guapo a su lado que, como esté mal mentalmente, todo ese paraíso se ha convertido en la peor de sus pesadillas. Estos cambios vitales de los que hablo son, fundamentalmente, mentales.

En este sentido creo que cada vez es más importante cuidar la salud mental de uno. ¿Cómo se hace esto? Pues si aplicaría la fórmula de mi madre diría: siendo más simple. Pero esto de ser más simple es una ardua tarea.  En mi opinión ‘Un cuerpo sano es un buen lugar para el alma’ y por lo tanto, también para la mente. Por lo tanto, para poder estar bien mentalmente hay que sanear el cuerpo haciendo deporte.

El ejercicio físico: fundamental

Soy una persona que no puede entender la vida sin el deporte. Una vez leí que el motivo por el que hacemos deporte es que nos hace sentirnos más vivos. En mi opinión, todavía más allá: los valores y las cualidades que tiene una persona que hace ejercicio físico son insuperables. Otorga una de los factores más importantes para tener una buena fortaleza mental: sentirte bien contigo mismo.