Volver a la realidad: superar los problemas

A veces necesitamos regresar al pasado para recordar quiénes éramos y en quién nos hemos convertido. La música es un buen canal. Esas canciones que uno escuchaba cuando era pequeño se quedan alojadas en un lugar maravilloso del cerebro. No sé dónde está ni me importa, sé que está ahí. Al volver a escucharlas uno siente lo mismo que antes. ¡Cuánta fortaleza transmiten!

Imagen

A veces, es necesario tomarse un respiro. Aislarse del mundo loco en el que vivimos. Miles de estímulos nos rodean: coches, smartphones… Parece que si no sabemos todo lo ‘que se supone que tenemos que saber’ nos quedamos alejados de la realidad. El ritmo del mundo nos presiona y no somos máquinas sino humanos, nos preocupamos de cosas. El mundo se mueve de manera de vertiginosa. En este mismo segundo hay miles de personas comunicándose, naciendo, muriendo o haciendo el amor.  Los más fuertes son aquellos que pueden reducir sus preocupaciones al mínimo y hacerles frente con pasión y fortaleza. No es fácil. Nadie ha dicho que la vida sea fácil. Hay momentos en los que nos sentimos mal. Sobre todo cuando no sabemos qué es lo que realmente nos duele. Porque cuando uno se rompe una pierna sabe curarse, o por lo menos sabe las medidas que hay que tomar para curarse. Cuando uno ser rompe la cabeza y se genera a sí mismo un problema, entonces es difícil ponerle solución. Pero la hay.

En mi caso. He hecho frente a varios problemas difíciles. ¿Cómo los he solucionado? En primer lugar hay que aceptar que uno se encuentra mal. Es un comienzo buenísimo. Después hay que ir paso a paso para mejorando. Los pequeños logros equivalen a pasos de gigante cuando uno se encuentra en ese estado. Consecuentemente hay que expulsar poco a poco toda la mierda que uno tiene dentro. ¿Cómo? El cuerpo y la mente están interconectados. Otra de las cosas que a mí me funcionan es escribir desde lo más profundo de tu ser. Saber que las palabras que escribes las podrá leer otro ser humano y, quizás, podrás ayudarle.

Hay que seguir nadando. Incluso cuando las aguas se vuelven turbias. Solo así superaremos lo que se nos ponga por delante y sobre todo superaremos los obstáculos que nos ponemos a nosotros mismos.

Y tú  ¿Qué haces para superar tus problemas?

@alopezvicente

Anuncios

¿Todavía piensas que algo es imposible? Mira este vídeo

La capacidad del hombre asombra cada día. Las ganas y la voluntad humanas pueden superar cualquier límite, cualquier prueba, por imposible que parezca.
Comparto este vídeo porque es magnífico.

@alopezvicente

Salir de la zona de confort

En esta entrada podéis leer verdades como puños. La primera de ellas es que en ocasiones pasamos más tiempo contemplando lo que hacen los demás que pensando qué queremos hacer nosotros. 

Imagen

Sí, es la era del cotilleo: de las redes sociales. Todo ello bajo el paragüas de una crisis que azota a muchas personas en España. En mi caso, no tengo más remedio que usar todas estas herramientas digitales para mi trabajo. Aunque a veces me vuelvo un poco loco con tanta tecnología y me da por hacer alguna crítica (Ej. Este post sobre WhatsApp).

Es necesario, por tanto, pensar qué queremos hacer y hacerlo con nuestras vidas. Me imagino que Elisa Sancha, la autora del post que acabo de leer, se refiere a que no podemos anteponer la vida de los demás a la nuestra. Es decir, que reflexiona sobre el hecho de que pasamos demasiados minutos de nuestra vida espiando y mirando lo que hacen los demás cuando deberíamos fijarnos en nosotros mismos: ¿Qué queremos? ¿Cómo podemos mejorar? ¿Cómo podemos dejar a un lado nuestros miedos?

En mi caso me he tomado un tiempo para intentar pensar y reflexionar sobre esto. Os mantendré informados de mis movimientos vitales y profesionales a través de este blog.

@alopezvicente

Optimismo: es la única opción

Si por algún extraño motivo llegas a esta entrada, tengo que comunicarte que estará llena de optimismo. Hoy he aprobado el examen de maniobras de moto. ¡Estoy la mar de feliz! Parece mentira que una cosa tan insignificante pueda emocionar a alguien tanto. Sin embargo, en los periodos en los que a uno le cuesta todo un poco más, cualquier logro, por insignificante que sea, supone un gran avance.

Imagen

Hoy estoy feliz porque he recuperado un poco de confianza en mí mismo y esto se nota en el resto de facetas: he trabajado mejor, he intentado buscar más trabajo con optimismo…

En definitiva, hay que ir para adelante y, si uno hace estas cosas, pronto logra resultados. Hace dos semanas suspendí este mismo examen y esta mañana he de reconocer que no tenía una gran confianza en mí mismo: ¡Pero lo he logrado!

Espero seguir con este optimismo, es la mejor opción.