¿Por qué nos influyen tanto los famosos?

‘La televisión es una máquina de generar gilipollas’ me dijo Nacho Aranda, presentador de Canal+, hace algún tiempo. En la sociedad en la que vivimos parece que prima ‘lo que tienen otros’. Y es que vivimos entre ‘celebrities’. En la cultura del consumismo. Nos olvidamos de que la felicidad es algo exclusivo de cada uno. Y además, que reside en las pequeñas cosas.

manolo lama

¿Por qué nos ocurre esto? Se están perdiendo los valores auspiciados por personas que nos influyen. Tendemos a comer el GRAVE ERROR de que lo cotidiano es aburrido. En España concretamente, no influyen las personas ejemplares sino las ocasionales. Véase un ejemplo de ‘Belén Esteban’, ‘El Pequeño Nicolás’, ‘Sergio Ramos’, ‘Cristiano Ronaldo’. También periodistas, políticos…

Personas que en teoría son referencia pero que, queramos o no, ahí están. Su presencia nos influye y lo que piensan o hacen, también. Tener una personalidad fuerte que te permita pasar de estas personas y crear tus propios valores nos ayudará a evitar esta influencia. No obstante, no todo es malo. Hay personas que influyen y han influido de manera positiva y cada uno tiene que conseguir sus propias referencias .

No nos engañemos. Los humanos somos todos parecidos. Nos gusta lo que conocemos, lo que nos  da confianza. De ahí que cuando vemos un famoso siempre queremos hacernos una foto con él o dedicarle una palabras.  Es curioso esta reacción pero es muy común en todos.

La influencia de unas personas sobre otras es lo que mueve el mundo. Algunas publicaciones indican que la publicidad con famosos influye en lo que comen los niños. Hasta este punto llega el poder de los medios…

¿Hacia dónde va la sociedad? ¿Debemos recuperar los valores? ¿Cómo podemos hacerlo?

Anuncios

17 consejos básicos sobre SEO

Este post lo escribí para Creativos Prácticos, empresa para la que trabajo. También lo quiero compartir en mi blog. Son 17 consejos de Chelo López sobre SEO aplicado a una web de responsive de comercio electrónico. Son muy útiles, ahí van:

SEO

1. Estudiar las palabras clave. Es una fase crítica del SEO. De ello va a depender el éxito o fracaso de toda la estrategia. Si están mal enfocadas, apareceremos pero no donde queremos. Hay q hacer un ‘keyword research’ que requiere cierta dedicación. Además, cada uno de nosotros buscamos en Google de manera diferente por ello hay que ver como buscan nuestros familiares, nuestros amigos, etc. En primer lugar hay que sentarse delante de un Excel y llevar a cabo una tormenta de ideas: reunirnos toda la empresa (repetimos, toda la empresa).  Hablar con la gente para preguntarle cómo nos buscarían porque hay mucha pluralidad de mentes (cada uno busca de una manera diferente). Otra de las acciones que hay que llevar a cabo es hacer combinaciones de palabras clave. Dar más amplitud al universo que estamos dando. No olvidar tampoco el orden en el que o colocaremos estas palabras clave. Asimismo, hemos de intentar buscar las palabras  long tail, son aquellas que no están implícitas las palabras clave de lo que estamos buscando. Las  long tail nos van a dar menos tráfico pero sí que van a dar tráfico de calidad. Para más información sobre las palabras longtail puedes pinchar aquí.

2.Analizar la competencia. Una vez que tenemos nuestro Excel hay que dejarse de mirar nuestro propio ombligo. Si mi competencia ya está en las primeras posiciones significa que lo está haciendo mejor según Google. Hay q ver quiénes son los que  enlazan a la competencia (hay herramientas para ello). Por lo tanto, hay que  cotillear y hacerlo con ojo crítico: si está arriba es que tienen muchas visitas. Además, es fundamental analizar la manera en la que  están trabajando las redes sociales.

3.Crear una buena arquitectura del sitio. No solo nos va a facilitar la usabilidad sino que Google lo va a entender mejor. La experiencia de usuario es fundamental, esto es, llevar al usuario por el sitio que queremos. Lo mejor es no desarrollar una arquitectura con muchos submenús sino una más simple.

4. Incluir contenido en las categorías. Es importante que todo el contenido que incluyamos en la web esté ligado a una categoría y a una descripción.

5. Evitar el contenido duplicado. Google penaliza mucho las webs con contenidos duplicados. Las descripciones de los productos han de ser personalizadas.

6. Añadir productos relacionados y complementarios. Todos los enlaces le dan mucha fuerza. En SEO cada puntito cuenta. 

7. Cuidado con los parámetros en las URLs . Hay q usar etiquetas canónicas. La etiqueta “Rel=Canonical”  sirve para decirle a Google  que una URL es equivalente a otra y que solo debe indexar una de ellas.  Para más información, puedes pinchar aquí.

8. Incluir los fragmentos enriquecidos: rich snippets. Pinchando aquí puedes obtener más información sobre este tema.

9. Ojo con los productos obsoletos. Si eliminamos un producto, va a salir como error 404. Esto genera penalizaciones.

10. Mejorar la velocidad de carga. Nadie permanece mas de 10 segundos en una página lenta.

11. Cuidar las imágenes. Tienen que cargar rápido.

NOTA. Estos últimos son  Consejos OFF PAGE

12 Construir enlaces basados en la calidad. Hay que pedir enlaces a sitios que sean de muestra misma temática y que estén relacionados con nosotros. Conseguir enlaces no es fácil.

13. Cuidado con el blogging. Si hacemos 5 blogs hay que hacerlos bien. No empezar a tener enlaces entre ellos: no aportan nada para el usuario.

14 Utilizar las redes sociales. No consiguen posicionarnos por sí solas pero ayudan mucho a la estrategia de SEO.

15. Incluir  testimonios.

16. Los vídeos. Pon un vídeo en tu web y serás interesante para Google. Cada vez son más importantes para la estrategia SEO.

17. Analizar, analizar y analizar. Lo más recomendable es usar Google Analytics. Si los resultados no nos gustan, hay que cambiar. Hay que mimar a los usuarios y reinventarse. La experiencia del usuario es vital.

Carta de un español desde Miami

‘El tiempo es lo único que tenéis y  tal vez un día descubráis que os queda menos del que pensabais’ Es una frase  de Randy Paush que escribió un gran libro llamado ‘La última lección’, cien por cien recomendable.

Captura de pantalla 2014-05-13 a la(s) 12.18.18

Llevo dos meses en Miami. Vine aquí para estudiar un curso de Social Media. He salido de un gran país, España porque no me ofrecía exactamente lo que estaba buscando. Tenía trabajo como freelance . Vivía con mis padres y aquí estoy: intentando crecer profesionalmente. 

Quizás tomé la decisión equivocada, o quizás no, pero ya no importa. Está hecho, somos lo que decidimos. Miami es una gran ciudad. Una de las mejores cosas es el clima: ayuda a pasar los días.  No obstante, sigo echando de menos España: sus gentes, su cultura. Es mi casa ¿Cómo no voy a querer volver? Allí me crié y entiendo que pertenezco a esa parte del mundo.

Me hacen gracia personas como la periodista Isabel San Sebastián, que tiene la desfachatez de decirle en directo a un estudiante de 30 años que ‘se busque un trabajo o sino que se vaya fuera’. Sé que el hombre es un ser egoísta pero está mal decirle eso a una persona en un programa de televisión. Y más aún desde una  posición ‘privilegiada’. No niego que haya luchado para llegar a donde está pero no le vendría más una buena dosis de humildad a la señora San Sebastián. 

Intento mejorar día a día. Estudié cinco años de Periodismo en Madrid mientras trabajaba en diferentes lugares para sacar dinero: repartidor en el Telepizza, socorrista, camarero, dependiente en Zara Home con una jefa nefasta cuya actitud hacia sus subordinados era deplorable… Tras hacer unas prácticas en una productora donde me pagaban 300 euros al mes por trabajar 6 horas diarias como becario, me fui a Dublín para ser dependiente en una tienda de relojes en el Aeropuerto. Tenía que levantarme a las 3 de la mañana. Era  duro pero me pagaban 1400 euros mensuales. Lo mejor de todo: me trataban dignamente.

Lo que pasa en España es una falta de consideración hacia el prójimo acompañado de una decepción contagiosa. Cada uno de los trabajadores cumple su función y hay que respetarlos como tal. Desde el limpiador hasta el ejecutivo que toma decisiones de gran trascendencia.  Está claro que hay trabajos con mayor responsabilidad que han de que ser mejor remunerados pero el respeto al prójimo es algo que no se puede perder. 

Estoy en Miami y echo de menos Madrid. Me gusta tener a mis padres, a mis hermanos y  tener cerca al resto de mi gente. La mayoría de mis amigos, al igual que yo, se han tenido que ir fuera a buscarse el trabajo: uno en Irlanda, otro en China, otro en Kenia, otro en Alemania. En a vida las cosas cambian y hay que adaptarse. Les he preguntado y si les ofreciesen un trabajo en España igual al  que tienen ahora mismo en sus respectivos destinos, harían las maletas sin dudarlo. 

Pol lo tanto el problema viene de raíz. Hay una falta de consideración hacia los que empezamos a trabajar, hacia el músculo económico. Queremos tener un trabajo digno: poder ganar dinero trabajando justamente. Poder tener una casa, formar una familia e irnos de vacaciones para disfrutar de la vida. 


Estoy en Miami porque quiero mejorar mis cualidades. Para que no me tomen el pelo en las entrevistas de trabajo cuando regrese a España.  Para poder decir: yo valgo tanto porque he invertido en mi formación. 

@alopezvicente

Look up: toda tecnología incorpora su propio accidente

El vídeo ‘Look Up’ lleva 30 millones de visitas en Youtube. Y siguen creciendo. Quizás sea impresión mía pero quizás esté brotando una cierto desapego hacia el desarrollo tecnológico. Ciertas personas se están rebelando sobre nuestra forma de vivir actual: rodeados aparatos hiperpotentes. Y me refiero aquí al rey de todos ellos: el Smartphone.

no-usar-celular

La tecnología se convierte en perjudicial si nos deshumaniza. Noto que hay cierto desinterés hacia la comunicación real: aquella que usa los sentidos empezando por la vista. Somos seres visuales, ante todo y detesto que una persona no me mire cuando quiero comunicarme.  Dudo del Muntitask, creo que es un invento de las compañías telefónicas.  No se puede comunicar algo a alguien que está mirando fijamente a la pantalla de un smartphone o de un ordenador. Simplemente se desvirtúa la atención y, por ende, la comunicación no es buena.

Es necesario ver el vídeo ‘Look Up’ una y otra vez para intentar comportarnos con la tecnología. Está claro que no vamos a cambiar nuestros hábitos pero es cierto que sí que se pueden limar algunos comportamientos. ¿En qué nos convertimos si perdemos la educación? El movimiento ‘Not available at the Apple Store’ asegura que en estos tiempos ‘no hay una aplicación para todo’ en un halago a la recuperación de la infancia . En la web creada por tres estudiantes uno puede descargarse las pegatinas que promueven su idea.

En mi presentación en la Miami Ad School de hoy tengo que defender a AT&T, uno de los operadores de telefonía móvil más importantes de Estados Unidos. Precisamente tengo que hablar sobre el ‘uso responsable del teléfono móvil’. Detesto cuando voy en el Metro de Madrid  que la gente ponga música a todo volumen ¿Para qué se inventaron los cascos?.  Detesto mis grupos de WhatsApp… Somos humanos, tenemos un límite. No se puede ser amigo de todo el mundo. Estamos en este planeta  un tiempo limitado. Hay que centrarnos y descartar cosas que nunca podremos hacer. Nunca podremos tener miles de amigos porque la buena amistad se forja en años de dedicación y perseverancia. Yo procuro cuidarlos para que no se conviertan en uno de los 500 que tengo en Facebook, que, sinceramente mi relación con ellos es igual a cero.

@alopezvicente

 

 

El Social Media es un mito (Infografía)

Son palabras de D.F.  experto en Social Media y CEO de la agencia  ‘Nobody’ (Washington, EEUU). Lejos de predicar sobre cuáles son las herramientas más importantes para la interacción social, F. cree que lo importante es el contenido: Si este es bueno, se volverá social. Os dejo una infografía creada por Dovilè Banytè que está cursando conmigo el ‘Social Media Boot Camp’ en Miami Ad School’ ( Southbeach, Miami)

Infografía D. FRENCH       @alopezvicente

Volver

El título de esta entrada no tiene nada que ver con la película esa tan fea de Pedro Almodóvar. De hecho, aunque a mucha gente le gusta, a mi me repugna. En serio, nunca me ha gustado del todo Almodóvar… Su forma de ver la vida tan alocada. En la vida hay que ser más ordenado, joder.

Imagen

Lo siento por la mala palabra pero ando un poco ‘cabreadillo’. Después de casi un mes de vacaciones he decido volver. Sí, volver a las redes sociales, volver a leer miles y miles de artículos que circulan por la red. ¿ La razón? Mi cabeza ha desconectado demasiado estas vacaciones y tengo que volver a hacer que la sangre fluya de nuevo… ¡ Y también las ideas!

Volviendo estamos. Ya comentaré cómo está yendo la cosa.

@alopezvicente